zona de confort

Cómo salir de tu zona de confort

¿Sientes que tu vida está estancada y no sabes por qué? Si la respuesta es “sí”, probablemente estás en una zona de confort que desconoces. Salir de ese bucle es imprescindible para sentirse mejor y aquí sabrás el cómo y el porqué.

Qué es la zona de confort

La zona de confort, en psicología, es ese conjunto de rutinas conocidas y que no nos cuesta ningún esfuerzo especial realizar. En definitiva, es la zona en la que estamos y nos sentimos seguros sin miedo ni ansiedad.

Esta zona se puede comparar con una madriguera; solo salimos de ahí si no nos queda otro remedio. Lo normal es que nos acabemos aburriendo de esta rutina y que nos sintamos estancados si no afrontamos otros desafíos.

IncluClick @IncluClick ·28 mar. 2016

Sal de la zona de confort, ahí NO pasa nada…

#Coaching #Psicología #Aprendizaje #Retos #FelizLunes #Mundo

¿Pero es muy cómodo estar ahí, verdad? Nada, te toca dar un paso hacia delante para lograr tus objetivos. Te decimos cómo.

Pautas para salir de la zona de confort

Para salir de una zona de comodidad, tienes que ser consciente de que estás ahí. Y eso es, probablemente, lo más difícil para quien nunca se haya hecho esa pregunta. Millones de personas están en una vida anodina porque no son conscientes de ello y le echan la culpa a factores externos como sus jefes, el Gobierno, sus parejas o familiares.

Tú no eres una de esas personas, así que asumimos que ya has tomado conciencia de la situación. Hay unos pasos que te ayudan a afrontar nuevos desafíos:

1. Sé ambicioso en tus metas

No te hagas trampas al solitario. Si quieres salir de tu zona de confort, tienes que marcarte metas que sean un desafío para ti. Y sí, tienes que ir al límite si lo que quieres es expandir tu zona e ir más allá. Eso sí, han de ser realistas, tanto en la consecución como en el plazo para lograr lo que quieres.

2. El nerviosismo es pasajero

Tener estrés es normal cuando vas a hacer algo nuevo. Sin embargo, recuerda que este miedo es pasajero; cuando aprendiste a montar en bicicleta, al principio estabas nervioso. ¿Verdad que después no había problemas? Pues esto es lo mismo, una vez que hayas alcanzado una nueva meta y te sientas seguro, ese nerviosismo desaparecerá.

3. Piensa en lo que lograrás con las nuevas metas

Las personas funcionamos con ilusiones. Si nos estancamos es porque somos inquietos por naturaleza e imaginar nuevas metas es una forma de motivarnos. Imaginar es imprescindible para que pongas toda tu energía y salgas de esta situación aparentemente cómoda.

1.4. Disfruta de tu nuevo logro antes de impulsarte otra vez

¿Has conseguido tu nuevo objetivo? Disfrútalo, celébralo y deja pasar un tiempo razonable hasta buscar nuevas metas. Impulsarse sin sentido es poco recomendable para tu salud física y psicológica. Cuando vuelvas a sentir estancamiento, será el momento de afrontar nuevas metas.

A modo de conclusión

Ahora ya sabes que salir de la zona de confort es una forma de ser feliz. ¿Quieres saber más sobre el crecimiento personal? En el blog y el perfil de Instagram de Targgie nos gusta escribir sobre esta temática, no dejes de entrar.

Fuente de la imagen Unsplash

Sin comentarios

Dejar un comentario