la queja victimiza

La queja victimiza

Es fácil confundir asertividad con victimismo. ¿Quieres saber por qué conviene no quejarte todo el día de todo? Aquí te damos razones de peso para entender por qué la queja victimiza

¿Por qué la queja victimiza y te impide avanzar

Partamos de una base: seguro que te han hecho alguna jugarreta y que te han jodido… pero esto le ha pasado a la mayoría de la gente

“Pero a mí me importa lo mío, no lo de los demás”, dirás. Eso es verdad, pero centrarte solo en tu ego te hace perder perspectiva. Y no entender lo que pasa a tu alrededor es el primer paso para estar fuera de la realidad.

La actitud es fundamental en todos los ámbitos de la vida, y utilizar la queja como leitmotiv permanente no te ayuda. Te victimizas, e ir con esa actitud por la vida te perjudica de varias maneras.

En primer lugar, estarás más predispuesto a que las cosas te vayan mal. Los estudios en psicología demuestran que la profecía autocumplida existe. Si te quejas de todo a todas horas, harás de esa actitud un hábito. Y pocos hábitos hay más autodestructivos que este.

Silvana Giachero @svgiachero ·25 mar.

Las personas con #victimismo crónico son las q están constantemente interpretando la realidad como si todo lo malo q les sucede fuese culpa de los demás Su día a día es una agresión ficticia tras otra,y desplazan toda la responsabilidad de lo q les sucede a los otros.

En segundo lugar, ahuyentarás a la gente, así de claro. Un amigo está dispuesto a aguantarte un día complicado, pero nadie quiere estar con personas que se quejan permanentemente de lo que les pasa. Poco a poco, te quedarás solo.

¿Cómo evitar una actitud vital de victimismo?

El “pobrecito de mí” es la actitud más inútil que existe, tanto para ti como para tu entorno. Ahora que ya hemos visto dónde está el problema, tienes que plantearte soluciones. Y para ello, hay tres cosas que hacer:

No adquirir la queja como hábito

Quéjate solo cuando no haya otro remedio para ti y no existan alternativas de resolución mejores. Esto hará que utilices este recurso solo lo imprescindible, y no como hábito. Y, lo que es importante, tendrás más posibilidades de conseguir lo que reclames cuando te quejas.

Piensa en por qué te quejas siempre

Esto implica que hagas un examen de conciencia, pero no está de más tenerlo en cuenta. Confrontarte a tus actitudes es bueno porque verás que hay un mecanismo que te impulsa a quejarte, una inercia que no es positiva para ti. Es posible que te quejes siempre porque estás en tu trabajo o relación insatisfactorios, por ejemplo.

Pon tus problemas en relación con el entorno

Todos tenemos problemas, todos, y verlos en relación con los demás es muy útil. Igual te das cuenta de que no hay para tanto y los relativizas. Esto, a la larga, es un descanso mental para ti y, por qué no decirlo, físico. Cuando ves que no eres el centro del mundo, eso aporta paz.

En conclusión

La queja victimiza y, ante esta situación, conviene darle la vuelta. En Targgie te damos consejos prácticos para empoderarte. Visita nuestra página web y el perfil de Instagram.

Fuente de la imagen: https://unsplash.com/photos/r-enAOPw8Rs

Sin comentarios

Dejar un comentario