Federer

Cómo Federer se creció ante las adversidades y aprendió una valiosa lección

¿Has tenido un día de perros? ¿Estás ante una situación que crees que te viene grande o que es complicada? Aunque no lo creas, puedes aprender de las situaciones difíciles. Te decimos cómo conseguirlo.

Qué tienes que hacer para aprender de las situaciones difíciles

Los deportes nos enseñan mucho, y la mayoría de las cosas que se aprenden son buenas. ¿Te sientes desbordado? Muchos grandes deportistas han pensado lo mismo que tú y lo han superado. 

¿Recuerdas cuando Rafa Nadal le ganó a Roger Federer la final del Open de Australia de tenis de 2009? Ese día Federer se rompió y lloró de la impotencia como un descosido. Sin embargo, no se rindió y volvió a la trinchera  con más fuerzas. Tiempo después, volvió a ser el número 1 del ranking de la ATP y es el jugador que lo ha sido durante más tiempo y con mayor edad (36 años y 195 días). 

Roger Federer nos ha dado una lección a todos, nos guste o no el tenis. Y si ha conseguido llegar de nuevo a lo más alto es porque tuvo tres cosas claras: 

1. No rendirse

Roger Federer no se rindió, aunque tuviese delante un grande como Nadal u otros como Djokovic. Asumió que estaba pasando un mal momento y siguió trabajando con la misma profesionalidad de siempre. Vamos, que le echó un par y solo lloró cuando lo tenía que hacer. 

Tienes derecho a llorar y a encabronarte, no hay problema. Pero no puedes permitir que ese dolor domine tu vida y te limite; cuando hayas terminado de sacarlo todo, levántate.

2. Esforzarse por mejorar

No rendirse fue el primer paso para mejorar. Tener delante a Nadal es un reto para cualquier deportista de élite, pero él entendió que tenía que mejorar. Intensificó sus rutinas de entrenamiento y buscó la manera de tener ese punto que marcase la diferencia en los momentos difíciles. 

Siempre hay algo que puedes mejorar, no eches balones fuera. Párate a pensar e identifica qué aprendizajes hay que tomar de las situaciones jodidas. Seguro que encuentras cosas a cambiar. 

3. Ser constante

La temporada de los tenistas dura todo el año, literalmente. Federer fue constante y, pese a las lesiones, actuó de forma metódica y disciplinada. Esto le ayudó a ir escalando puestos en el ranking de la ATP y a ser el número 1 en 2016, con 35 años cumplidos.

Del dicho al hecho hay mucho trecho… y el mundo está lleno de personas que dicen o que se ponen a tope a trabajar un día o una semana y luego lo dejan todo; no seas una de ellas. 

Conclusión

Lo que parecía el final fue un trampolín para Roger Federer, porque supo aprender de las situaciones difíciles. El tenista suizo es un ejemplo de resiliencia y tú también puedes conseguir lo que te propongas (aunque igual no serás el número 1 del mundo de tenis, tampoco te emociones 🙂 ). En Targgie nos gusta contarte historias de crecimiento y de superación personal, visita nuestro perfil de Instagram y la página web

Fuente de la imagen Unsplash

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.