entorno social

La importancia del entorno social

Hay multitud de refranes referidos al entorno social de las personas como “dime con quién andas y te diré quien eres” o “dos que duermen en un colchón se vuelven de la misma condición”, generalmente negativos. ¿Quieres saber hasta qué punto esto es importante y cómo generas tus relaciones? Aquí te damos unas claves.

Preguntas y respuestas sobre el entorno social

Las relaciones sociales nos influyen y nosotros influimos en ellas. Y sí es cierto que, a través del tipo de gente que frecuentamos, podemos tener una idea de nuestro estado de ánimo. Es por eso que tienes que entender que nada es casual en la vida, esto tampoco.

El concepto de entorno social engloba las relaciones, pero también los condicionantes culturales y económicos. Cada persona es hija de unos padres (o cuidadores) y de una cultura. Lo que pasa es que, cuando se crece y se madura, existe la posibilidad de cambiar y adaptar ese entorno. 

Muchos se quejan diciendo “es que solo me junto con mala gente”, sin pararse a pensar que igual hacen algo para atraerla. Y este es el quid de la cuestión porque, en cuanto entiendes que lo que es adentro es afuera todo se coloca como si fuese un puzzle y recuperas tu poder.

Hernández Psicólogos @HernandezPsico ·1 mar. 2017

Cuanta más inteligencia social tengas, más feliz y fuerte serás, y mejores relaciones personales tendrás.-Daniel Goleman. #psicología

Estas preguntas y respuestas arrojan más luz y facilitan la comprensión de esta cuestión. Aquí nos centraremos en las relaciones personales que establecemos y  esta publicación de la Universidad del País Vasco ofrece un buen marco teórico. Presta atención:

¿Cómo genero mis relaciones?

Las relaciones se generan, bien por obligación durante la infancia, bien por elección durante toda la vida. Los niños tienen que relacionarse con personas en ocasiones indeseables, es verdad, y ahí no tienen la culpa. Y uno de los problemas es que estos patrones de conducta se reproducen en la edad adulta.

La principal idea es que, cuando eres adulto, tus nuevas relaciones se establecen por afinidad, positiva o negativa. Compartir hábitos comunes, intereses, aficiones o historias de vida hace que dos o más individuos interactúen. Esto significa que emanas algo que llega a los demás.

¿Soy yo responsable de los vínculos que establezco?

Sí, si eres adulto, aunque eso duela. Aunque hayas dado con un profesor cabrón o con unos padres que no estaban a la altura, los demás no tienen culpa. Tu obligación, pues, es hacer examen de conciencia y ver qué gatillas cuando te relacionas con determinada gente.

Esto no te lo decimos para fustigarte; lo único que queremos es que no tropieces cien veces en la misma piedra. Cuando entiendas que todo tiene un porqué, recuperarás un poder que creías desaparecido. Puedes y debes decir “no” si algo no te gusta.

¿Es posible regenerar mis vínculos?

Cambiar de vínculos para mejor es posible, aunque no es de un día para otro. La idea es que, cuando tú cambias, tu entorno cambia. Si no te dejas manipular, desaparecerán los manipuladores y se acercará gente asertiva.

Este proceso puede ser doloroso con personas allegadas. Ahí la decisión es tuya en función de lo que consideres, pero recuerda que, al final, tú eres lo más importante en tu vida.

A modo de conclusión

Los humanos somos seres que interactuamos y, por lo tanto, el entorno social es una parte importante de la vida. ¿Te ha parecido interesante? Cuéntanos tu opinión en la página web o en el perfil de Instagram de Targgie. Nos gusta saber qué piensas.

Fuente de la imagen: Unsplash

Sin comentarios

Dejar un comentario