el fracaso

EL FRACASO Y LA ADVERSIDAD SON TEMPORALES

Todos hemos tenido traspiés en la vida, pero no por ello tienes que pensar que siempre será así. El fracaso y la adversidad son fenómenos temporales, y aquí te lo vamos a demostrar. 

Por qué el fracaso es temporal y no es definitivo

Lo primero que has de tener presente es que la vida está llena de éxitos y fracasos. Un examen que aprobamos, unas oposiciones, una relación de pareja o un trabajo. Y, por mucha voluntad que pongamos, las cosas no siempre salen bien. A veces porque nos falta algo por aprender y otras por factores externos.

Ramon Calatayud @MarcaInteligent ·7/09/2019

En resposta a @MarcaInteligent e @joshkaufman

Los fracasos son temporales; lo que aprenda usted en el proceso es lo que le ayudará a avanzar #MBAPersonal

Lo que sí que te conviene es romper con el determinismo de que si te sale algo mal siempre será así. No, no y no. Huir de los círculos viciosos es fundamental para no generar profecías autocumplidas. Los fracasos y las adversidades son temporales, y aquí te damos algunos motivos para afirmarlo: 

Fracasar en un aspecto no significa ser malo en todo

Igual no ganas un premio de matemáticas, pero resulta que eres muy bueno en la escritura. La idea es que lo normal es que se te den algunas cuestiones mejor que otras. Y entender esto supone, también, relativizar los fracasos porque no eres un fracasado porque algo no se te dé bien. 

Desde que Howard Gardner enumeró la teoría de las inteligencias múltiples, determinados paradigmas han caído. No somos buenos en todo, sino que hay disciplinas que se nos dan mejor que otras. Por lo tanto, hemos de hacernos fuertes en aquellas donde sobresalimos.

Los seres humanos somos resilientes

La resiliencia es una de las capacidades que definen a los humanos. Tenemos la capacidad de sobreponernos a los golpes, por lo tanto los contratiempos y adversidades no duran para siempre. La frase “esto también pasará” resume de forma clara esta realidad y te conviene recordarla. 

La resiliencia te ayuda a alcanzar nuevos desafíos y, lo que es más, a superar viejas heridas. Saber esto es relevante porque te permitirá alcanzar nuevas metas y dejar atrás esos fracasos.

El fracaso puede ser un aprendizaje para ti

De todo se aprende, y también de las situaciones que te frustran. Cuando algo no te salga bien, después de cabrearte plantéate el porqué (o los porqués). Esto te servirá para que sea más difícil que te equivoques en el futuro. En consecuencia, a lo largo del tiempo te equivocarás menos veces y fracasarás menos. 

Los aprendizajes son muy, pero que muy útiles. Y, al final, hay muy pocas cosas en la vida (muy pocas) que no tengan remedio, por muy negro que lo veas al principio.

A modo de conclusión

El fracaso no dura siempre y eso significa que te puedes reponer para avanzar. ¿Te ha gustado este artículo? Pues entra en nuestra web y perfil de Facebook, porque encontrarás más entradas y consejos sobre desarrollo personal. 

Fuente de la imagen: https://unsplash.com/photos/tK3RHLA0pVo

Sin comentarios

Dejar un comentario