causa y efecto

La ley de causa y efecto

La ley de causa y efecto es una de las máximas que mueven el mundo y no está más que la recuerdes. ¿Te tenemos que refrescar la memoria para entenderla y obrar en consecuencia? Vamos con ello. 

Cómo funciona la ley de causa y efecto, formas de aprovecharla

El universo funciona con una lógica clara, y es que toda consecuencia viene precedida de una causa. Puedes estar gordo por comer de más o por problemas metabólicos, pero no sin un motivo, esta es la base. Todo, absolutamente todo, sucede por algo, aunque no lo sepas.

Hipnosis Granollers y Barcelona @hipnosisgranol ·9 oct. 2019

Análisis causa efecto de los neurotransmisores #psicologia #neurologia #emociones

Las distintas corrientes religiosas, filosóficas y científicas dan su propia versión de esta ley. No ha de extrañar, pues, que estemos familiarizados con esta lógica. Lo que pasa es que, a veces, nos olvidamos de que nada de lo que hacemos es gratis, para bien o para mal. 

Ante esta realidad uno puede tomar dos caminos, el nihilismo y pensar que nada vale la pena porque está determinado o la autoconfianza, apostando por controlar tú las consecuencias de tus acciones. Hablemos claro, puedes y debes tomar el control de las situaciones. No tienes por qué exponerte a que las situaciones dependen de un tercero o de la coyuntura en vez de dirigirlas tú.

La buena noticia es que, si pensamos, podemos manejar la mayoría de las causas para conseguir que los efectos nos favorezcan. Hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar y conviene no esconderse. Son las siguientes:

Actúa siempre como si mañana fueras a vivir la consecuencia

Immanuel Kant, en su imperativo categórico, afirmaba que hay que obrar de manera que las acciones puedan tener validez como norma universal. Esto quiere decir que todos los días tienes que dar lo mejor de ti, en la medida de tus posibilidades, para cultivar efectos positivos.

Piensa que todo depende de ti

La actitud proactiva de responsabilizarte de lo que te pasa es el primer paso para ser feliz. En el momento en que no das el poder a factores externos, tomas el control y diriges tu vida mejor. Recuerda que los grandes triunfos vienen muchas veces después de una crisis.

Piensa en lo que haces

Pensar no es malo si esto no te lleva a la inacción. La esencia personal de cada uno de nosotros raramente se equivoca y nos dice lo que es bueno y lo que no. Esto hace que tengas una vida consciente. No te engañes y no engañes a los demás, si haces lo que debes es más difícil equivocarse y generar consecuencias negativas.

Sé agradecido

Lo que haces no solo es importante, sino también cómo recibes el feedback de los demás. Si se portan bien contigo, da las gracias porque esta es la forma justa de comportarse y generar buena energía. Recuerda que todo lo que haces, tarde o temprano, tiene consecuencias. 

Conclusión

La ley de causa efecto tiene una potencia enorme y te conviene conocerla y gestionarla bien para una existencia feliz. ¿Te ha interesado esta entrada? En la página web y en el perfil de Instagram encontrarás tips que nos gusta compartir en Targgie

Fuente de la imagen: https://unsplash.com/photos/phX8ug-qIKU

Sin comentarios

Dejar un comentario