Acepta

Acepta las situaciones y no te hagas trampas

Las situaciones pueden no ser cómodas pero la capacidad de aceptar es fundamental para que no se enquisten. ¡Acepta las situaciones para avanzar! Aquí te decimos cómo hacerlo con opciones de éxito. 

Acepta y no te rindas: pasos para conseguirlo

La aceptación es un elemento imprescindible para no generar dinámicas negativas. El problema está en que muchas personas asocian esta actitud con sumisión: nada más lejos de la realidad.

Aceptar una situación o un estado de cosas no implica estar de acuerdo con él. Eso sí, implica no luchar contra él si se considera que el esfuerzo va a ser inútil. Esta es, por lo tanto, una alternativa útil para que vayas un paso más allá de la situación de partida. El estancamiento es una actitud poco recomendable, pero primero has de aceptar. No todo depende de ti ni tienes que pensar que siempre puedes.

Psicología Generativa @psicologia_g ·27 mar.

«Cuando hay aceptación no hay perturbación. Cuando hay perturbación no hay aceptación«. Séneca

¿Cómo aceptar una situación de forma sincera, transparente y sin que esto te suponga un perjuicio personal? Hay varias maneras de hacerlo para conseguirlo. Toma nota:

No reprimas las emociones

Lo primero que hay que decir es que aceptar no implica reprimir las emociones. Si necesitas llorar, correr o gritar (sin que te oigan), hazlo. Esto no tiene nada de malo y no permitírtelo traería problemas a la larga.

Uno de los problemas de las personas que no han aceptado una situación es que no se han permitido vivirla emocionalmente. Y eso bloquea el proceso de aceptación. En el modelo de duelo Kübler-Ross la aceptación es la fase final; conviene tenerlo presente.

Analiza la situación

Analizar la situación es entender qué está pasando. Eso sí, no te hagas trampas, no arrimes el ascua a tu sardina y sé objetivo. Aquí puede haber problemas de perspectiva así que, si lo necesitas, es un buen momento para consultar a un profesional.

Los seres humanos tenemos todos nuestros puntos ciegos. Y es verdad que desapegarse es difícil en algunas ocasiones. Pedir ayuda en estos casos no es nada malo.

Realiza el acto de aceptación

La aceptación es, en realidad, un paso íntimo y personal. Cuando aceptas algo y no luchas contra ello, los nervios o la rabia tienden a diluirse. Quizás la situación no sea buena para ti, pero será menos mala a la larga. La aceptación implica soltar y, aunque puede ser dolorosa al principio, trae paz.

Es normal que esto te lleve un tiempo, pero ser consciente de ello te ayudará. Piensa que cuando aceptas, integras esta situación y ganas en autonomía y calidad de vida. 

En resumen

La frase “acepta lo que te venga para ser feliz” tiene una parte de verdad innegable si la entiendes bien. En Targgie nos gusta ayudar a que te superes, así que te aconsejamos que visites nuestros perfiles de Facebook e Instagram

Fuente de la imagen: https://unsplash.com/photos/qsjM7zomoEI

1 Comentario
  • Pingback:Escala de valores, por qué no actuamos igual todos
    Publicado a las 11:22h, 22 abril Responder

    […] Los valores tienen una importancia jerárquica, eso es inevitable. A la hora de la verdad, te tocará definirte a igualdad si hay colisión entre dos cuestiones. El establecimiento de esa jerarquía te servirá para no perder el tiempo y, sobre todo, para no autoengañarte.  […]

Dejar un comentario